martes, 27 de febrero de 2018

Hacia tu destino (versión 2)

En aquél paraje aislado parecía no existir vida ni color, pero sólo porque no habías mirado bien a tu alrededor. Como en el bosque, el primer rayo de luz de la mañana avanzó ocupando lo que poco antes ocupaba la angustia y el silencio.
El viento acalló primero el miedo de estar solo, y abrió paso a la esperanza de la que habías huido pensando que podría lastimarte. 
A cada paso, te crecías, a cada paso, inspirabas. La paz te empezó a llenar por completo. La vida, ésta vez, te rodeaba y sonreía. Su nombre: el tuyo. Igual que tu destino.

Me gustó estar aquí para verlo.

jueves, 25 de enero de 2018

Dice un pequeño erizo que conozco, que de los globos que se le escapan a los niños, y suben y suben hasta el cielo, nacen las estrellas. 
Y que hay globos que suben muy muy rápido, y esos son estrellas fugaces. 
También dice que cuando ve un globo viajando hacia el cielo, de esos rápidos que han huido de alguna manita pequeña y despistada, le pide un deseo, porque es como pedírselo a una estrella fugaz. Y esos deseos si que se cumplen.