domingo, 17 de mayo de 2020

¿Recuerdas esa sensación de cuando eras niño y ocurría algo increíble que esperabas desde hacía milenios? 
Respiración agitada, piernas nerviosas, ojillos brillantes... Pero a la vez miedo de respirar demasiado fuerte o moverte demasiado brusco y despertarte del hechizo o romper la magia...
Pues eso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario